ENTRADAS DESTACADAS

SENSUS VITAE 2.0

Posted on Actualizado enn

Ricard Badia

Anuncios

PASOS A SEGUIR PARA UNA CARTA DE DUELO

Posted on Actualizado enn

462

Si deseas dejar atrás viejos resentimientos con alguno de tus familiares cercanos o con alguna amistad significativa en tu vida, te presentamos a continuación un ejercicio muy sencillo pero a su vez muy poderoso para lograr esta liberación. Ya verás como tu mismo quedarás sorprendido con los resultados, y como sin darte cuenta la relación con esa persona dará un giro de 180 grados.

Escribe una carta a la persona o familiar que hayas elegido para hacer el duelo. En la carta debes decirle a la persona o familiar de maner clara, sincera y honesta:

  1. Las cosas que te han sentado mal de sus palabras, actos o comportamientos hacia ti. 
  2. Las cosas buenas que ha dicho y hecho para ti. 
  3. Que te pida perdón por todo lo que te ha sentado mal de sus palabras o comportamientos, añadiendo como ello te ha hecho sentir y como te ha influenciado a lo largo de tu vida. 
  4. Darle las gracias por permitir este momento de reconciliación y porque gracias a él/ella tú tienes la vida, o te has permitido conocer una parte de ti oscura.
  5. Decirle lo que has hecho mal para esta persona, lo que has dicho, hecho o malpensado de él/ella.
  6. Decirle lo que has hecho bien respecto a él/ella, dicho, hecho y pensado.
  7. Pedirle perdón por lo que has dicho, hecho o malpensado de él/ella y cómo eso te ha hecho sentir. 

Al final de la carta añade estos dos puntos respecto a ti:

  1. Pídete perdón a ti mism@ por el daño que te has hecho durante todo este tiempo en que pensabas, actuabas y sentías de esta manera.
  2. Date las gracias porque has decidido cambiar.

La carta la debes escribir en 1a persona y siempre respecto a YO. Yo me siento, yo pienso…

Una vez escrita la carta debes leerla en voz alta, a solas, dejándote sentir, dejando que salgan las emociones reprimidas, que salga todo el resentimiento a la luz durante su lectura.

Finalmente debes destruir la carta, mediante un acto o ritual simbólico. Por ejemplo quemando la carta y enterrando las cenizas.

Opcional: puedes marcar la carta con tu sangre y/o tu orina, para darle más simbolismo y conectar más con tu inconsciente antes de leerla y destruirla.

Gracias y que disfrutes con los cambios tan positivos que vas a experimentar en tu vida.

 Ricard Badia

VIDA INTRAUTERINA Y EMOCIONES – PREGUNTAS ENTREVISTA DE RADIO

Posted on Actualizado enn

feto

A continuación te mostramos el guión de donde surgió la entrevista de radio del pasado 5 de Marzo de 2016, en la emisora de Sant Antoni de Vilamajor, en el programa “Cercle de Terapies”.

Enlace al audio en la siguiente imagen:.

IMG_20160405_193359.jpg

– Gracias. Estamos muy contentos de estar en tu programa y de la oportunidad que nos has dado para poder hablar de “Vida Intrauterina y Emociones”.  Esperamos que lo que vamos a contar sea del interés de todos tus oyentes. Que puedan ir tomando conciencia del mensaje que vamos a transmitir, que resuene en sus corazones más que en sus razones.

¿Qué es Sensus Vitae?

Somos una asociación cuyo nombre significa “el sentido de la vida”. Cuenta con un equipo humano de 3 personas.

La doctora Marianella Escobar, Ginecóloga y Obstetra, que nos viene de Venezuela a iluminar e inspirar con su larga experiencia clínica y con su modelo de Ginecología que Trasciende. Es especialista en Bioneuroemoción y Máster en Programación Neurolingüística.

Neus Llorens, especialista en Bioneuroemoción y Máster en Programación Neurolingüística.

Y Ricard Badia, Ingeniero Industrial reconvertido en Ingeniero Emocional. Especialista en Bioneuroemoción.

¿Cual es vuestro objetivo?

Acompañar a las personas que deseen iniciar un proceso de crecimiento personal, en la toma de conciencia, especialmente de las emociones que han quedado bloqueadas en su interior a lo largo de su experiencia de vida. Lo que denominamos emociones o resentires inconscientes.

Mejorar el estado de salud física, mental y social de las personas a través de la gestión coherente de las emociones, para dar un nuevo sentido a su vida.

¿Cómo lo hacéis?

Impartimos cursos formativos relacionados con la educación emocional. Nos centramos especialmente en aquellos temas relacionados con la maternidad y el vínculo tan especial que se establece entre madre y bebé.

Realizamos prácticas de relajación emocional de forma semanal en sesiones grupales y que sirven como la base del crecimiento personal de los participantes.

Damos conferencias y charlas para difundir la ecología mental de las personas y el bienestar social en general así como talleres específicos para desarrollar temáticas de interés general y para formar a las personas en la coherencia emocional.

¿Dónde estáis?

Tenemos acuerdos de colaboración en el Institut de Salut Holística, en Barcelona, donde pasamos consultas y hacemos prácticas de relajación emocional. En Sabadell colaboramos con Slalom Espai Salut, haciendo también las prácticas.

Por otro lado en Barcelona y Sant Cugat también colaboramos con distintos centros médicos.

Vuestra web se llama Proyecto Sentido. ¿Por qué?

Proyecto Sentido es un término que empezó a usar Marc Frechet para describir un periodo de la vida que va desde los nueve meses antes de la concepción hasta los 3 primeros años de edad de la persona. Incluye por tanto todo el embarazo, el parto y la lactancia.

Queremos potenciar el estudio emocional de esta etapa del individuo ya que es en este periodo cuando la persona se está estructurando y programando biológicamente, neuronalmente y, emocionalmente. Es una etapa de vital importancia en el desarrollo de una nueva vida.

Hay gente que trabaja en profundidad el transgeneracional (la herencia genética y emocional de los ancestros, la herencia del árbol familiar), pero nosotros vimos que del Proyecto Sentido se hablaba pero quizás no se profundizaba tanto.

¿Qué es más importante el Transgeneracional o el Proyecto Sentido?

No se puede descartar ninguno de los dos aspectos cuando se desarrolla una consulta individual. No hay algo más importante, es información que se va superponiendo en un todo, en una nueva vida.

¿Porqué os habéis centrado en el Proyecto Sentido?

Nos atrae este período o etapa de la vida de todo ser humano porque en los distintos curos realizados vimos que había poco información, y pocas horas dedicado a su estudio y comprensión. En esta etapa es muy importante conocer que sucede tanto al bebé como a la madre, a nivel emocional, y teniendo en cuenta que en el equipo tenemos una ginecóloga, estamos en posición de darle un punto de vista holístico al tema.

¿Cuál es la diferencia entre Proyecto Sentido y Transgeneracional?

El Transgeneracional hace referencias a toda la información subyacente en el inconsciente colectivo familiar. Todo este mar de información estará colapsado o integrado en una semilla, en un óvulo y en un esperma, que se van a fusionar para dar lugar a una nueva vida. El Proyecto Sentido es el ambiente en el que crecerá esa semilla fecundada. El ambiente en el que se desarrolla esa semilla o embrión, estructurará y programara a esa nueva vida: será determinante a cómo va a ser la futura persona, porque la biología se adapta al ambiente.

La metáfora que ponemos aquí es la siguiente: cada clan familiar lo podemos ver como una familia de instrumentos de música. Por ejemplo, mis familiares pueden ser instrumentes de viento. Dentro de esta familia existen una gran variedad de instrumentos, los individuos que la componen. Cada Transgeneracional o clan familiar contiene mucha información pero con unos rasgos comunes entre sus familiares: todos son instrumentos de viento.

En el Proyecto Sentido es donde se fabrica un nuevo instrumento, un nuevo individuo de ese clan. El clan decide que instrumento de viento hace falta, de manera inconsciente y simbólica, ¿hace falta un niño o una niña? Pero lo que es más importante, se programa en el inconsciente del bebé su propia melodía que será única e irrepetible. Esa melodía puede ser alegre, brillante, eufórica, o puede ser triste, apagada melancólica. Puede ser con un tono agudo, o más grave, con un ritmo piano, piano, o vivace… esa melodía quedará instalada en el inconsciente del bebé, y cuando este sea mayor, se relacionara con personas, tendrá experiencias y vivirá situaciones que sintonicen con esa melodía. Metafóricamente podemos decir que de mayor le va a poner letra a la música que se programó durante el Proyecto Sentido. Esa letra estará sintonizada a la perfección con las emociones inconscientes que programaron esa melodía.

Al igual que cuando sintonizamos una emisora de música en la radio que nos gusta, y nos quedamos en ella, nuestro inconsciente sintoniza con aquellas experiencias de vida acorde a esa melodía uterina del Proyecto Sentido.

¿Cómo influye eso en el bebé?

El bebe lleva una importante cantidad de información, de todo su Transgeneracional. De toda esta información, desplegará una parte de ella, dando lugar a su vida. Las cosas y personas que atraerá en su vida, las cosas que le sucederán y el cómo las vivirá tendrán mucho que ver con el Proyecto Sentido que haya vivido estando en el vientre de mamá. Lo que está viviendo mamá, su estado emocional, será la clave para entender este proceso de transferencia inconsciente de información.

Y si me permites, esta melodía inconsciente emocional que se transfiere de madre a bebé, también llevará impresas las notas de las futuras enfermedades potenciales del bebé.

Hablemos de los vínculos emocionales entre la madre y el bebé en formación. ¿Qué sucede en este punto?

El bebé se nutre de la madre, depende totalmente de alimento que recibe a través del cordón umbilical. Por otro lado, a nivel mental el bebe esta fusionado con mamá, al no tener conciencia propia, hablamos de un vínculo inconsciente.

Cuando cortas el cordón umbilical el bebe sigue emocionalmente e inconscientemente unido a mamá. Es una sola conciencia. Lo que vive y siente mama es lo que le llega al bebé.

¿Cuánto tiempo dura esa fusión?

Hasta los 3 años y se difumina progresivamente hasta que el hijo o hija empieza a hormonar. Entonces se puede reproducir, es por tanto un “producto acabado”, alrededor de los 14 años, depende de cada individuo.

¿Qué pasa con las emociones del bebe?

El bebé se está adaptando constantemente al entorno en el cual se desarrolla. Este entorno estará íntimamente vinculado a las emociones de mamá durante todo el proceso de crecimiento. El bebé se impregna de las emociones de mamá.

Hay varias vías por las cuales sucede esto. En primer lugar el bebé recibe alimento y nutrientes a través del cordón umbilical. Este alimento es a su vez alimento emocional.

Además el bebe esta unido emocionalmente a mama, es una sola conciencia, y esto condicionará su estructura neural en desarrollo.

Si me permites voy a desarrollar un poco más estos puntos:

Sabemos que las emociones activan químicos que van al torrente sanguíneo. La glándula hipófisis situada en el cerebro límbico, se encarga de mandar señales  a las distintas glándulas para que segregan las hormonas acorde con esas emociones. Estas hormonas van al torrente sanguíneo, de la madre, y evidentemente al bebé a través del cordón umbilical. El bebé recibe alimento a través de los nutrientes que lleva la sangre de mamá, pero también recibe estos químicos emocionales, como por ejemple cortisol, la hormona del estrés.

Por tanto podemos afirmar que el bebé se alimenta emocionalmente de mamá, ya que va todo mezclado en la misma sangre. Sabemos que las células del bebé, captaran todos estos químicos emocionales y se adaptaran a ellos, y con el tiempo se pueden hacer adictas a ciertos niveles de hormonas. Todo ello conforma una melodía química que estará presente a lo largo de la vida de bebé, ya que las células al reproducirse no pierden esa información adaptativa al medio. En cada división celular las nuevas células tendrán más tolerancia a esos químicos, con lo cual la demanda será mayor, y la adicción también.

Otra vía por la cual el bebé recibe o integra las emociones de mamá es a través de sus neuronas. Estamos hablando de las neuronas espejo. Las neuronas espejo son las que nos permiten empatizar con nuestros semejantes. Si un amigo tuyo está muy triste, tu puedes solidarizarte y sentir su tristeza en ti: lo llamaos empatía. Hasta los animales de compañía empatizan con las emociones de sus amos, a través de estas neuronas espejo. ¿Con quién va a empatizar el bebé? Si bien su cerebro no está totalmente desarrollado, se está construyendo, este va a crecer o estructurarse usando como modelo al de mamá, estará haciendo una copia de este, una copia donde las emociones de mamá tendrán una importancia crucial, ya que la conexión emocional entre los dos es total, es lo que llamamos un ser fusionado. Laura Gutman en su libro “La Maternidad y el Encuentro con la Propia Sombra” lo expresa con el termino el bebé-mamá. No se puede saber dónde empieza uno y donde termina el otro.

Hablar de sombra es hablar en una óptica más psíquica, es hablar y referenciar a Carl Gustav Yung, discípulo de Freud. En una de sus citas nos dice que “el bebé no es una página en blanco para ser escrita, lleva una neurosis heredada o incorporada”. Para nosotros está neurosis heredada, a través de la genética, se programa o se activa durante el Proyecto Sentido y durante el embarazo. También merece la pena mencionar que el inconsciente de mamá y el del bebé están íntimamente conectados durante todo el embarazo. Y en el inconsciente se encuentra la “sombra de mamá”. Está sombra, todo aquello que mamá oculta y no es consciente, lo recibe el bebé. Tanto es así que podemos decir, exagerando si quieren… que “el bebé es el esfuerzo que hace la naturaleza para sanar a mamá”, en un intento de liberarla de su “sombra”. En este caso la sombra de mamá esconde su inmadurez emocional, su propio proyecto sentido, su herencia familiar tanto física como sobre todo emocional inconsciente.

Lo que para nosotros es innegable es que siendo el objetivo de la vida la supervivencia, y tras 3500 millones de años de vida en el planeta tierra, lo que ha permitido llegar a un ser humano, cuando solo había unos pocos organismos unicelulares, ha sido la capacidad de adaptación al medio de los seres vivos, y poder transferir esta información vital en cada generación. Entonces, el bebé aprende en el útero a adaptarse a su entorno, toma el relevo de esa información vital y ancestral, y se prepara para salir al mundo con todas esos aprendizajes inconscientes realizados.

Otra metáfora que nos puede hacer reflexionar seria la semilla de un árbol. La misma semilla plantada en un jardín, donde va a ser regada cada día, le van a poner abono, música relajante, cuidados, mimos… que árbol sale? Si esa semilla la ponernos en medio de un desierto… ¿qué pasa? La información y el potencial es el mismo… entonces, ¿el medio o entorno importa?

En el caso de un ser humano, no olvidemos que nuestro cuerpo es biológico, está hecho de 50 billones de células… no somos tan distintos biológicamente ablando de otros seres vivos, las funciones básicas son las mismas: respirar, beber, comer, reproducirse, todo ello con el fin de transmitir la información, transmitir la vida y garantizar la continuidad de la especie. Lo que si nos diferencia es que disponemos de una parte de la mente que es consciente, la toma de conciencia es nuestro gran salto evolutivo que nos separa del resto de seres vivos. Y es por ello que la vida debe ser siempre una toma de conciencia, un aprendizaje, un despertar a nuevas ideas, nuevas formas de entendimiento, un constante reinventarse.

Sintetizando, no hay dos seres más conectados biológicamente, mentalmente y emocionalmente que una madre con su bebé. Y por otro lado, un embrión en desarrollo despliega todo su potencial de adaptación al medio durante los nueve meses de su gestación y los tres primeros años de vida.

¿Cómo afecta todo esto a los órganos?

En el proceso de formación de feto, las emociones de mama afectan al desarrollo de los órganos que crecen y maduran en esa etapa concreta del embarazo.

Ya hemos mencionado que en el Proyecto Sentido se construye el “instrumento”, o sea, se fabrica al bebé, la parte biológica y física. Podemos imaginar que es como la cadena de montaje de una fábrica. A veces sucede que sale alguna pieza con defectos de fabrica. En el caso de la gestación de un bebé, todo lo que son malformaciones, síndromes, o disfunciones orgánicas, siguiendo con el símil, serán defectos de fabrica. Pero las causas en este caso serán emocionales, tendrán que ver con las emociones de mamá en cada etapa de desarrollo del feto. Para la tranquilidad de todas las madres, todo esto sucede de forma inconsciente, no queremos aumentar el sentimiento de culpa de nadie más bien dar a conocer cómo sucede todo esto.

Aquí merece la pena que la Dra. Marianella nos cuente su caso personal, su situación de vida estando embarazada de su primer hijo.

– Cuando estaba embarazada de mi primer bebé, a los pocos meses le diagnosticaron un cáncer terminal a mi hermana. Tengo dos hermanos más, pero ella era la única hermana que tenía. Siendo yo médico de profesión, me sentía con una gran responsabilidad por su vida, y vivía toda la situación desde una gran impotencia al ver que no podía hacer nada, y como su vida se iba apagando. A la vez, una nueva vida se estaba encendiendo en mi vientre, mi primer hijo. Era una gran alegría para mi, en contraposición a la tristeza que sentía por mi hermana. Todos mis sentimientos y emociones se entremezclaban en una ambivalencia compleja, en un desequilibrio emocional que me llevaba de estados de euforia a la más absoluta pena. Todo esto condicionó al desarrollo de mi bebé, que tuvo que adaptarse a todas estas turbulencias emocionales, y nació con distintas dificultades orgánicas y funcionales.

Como vemos las emociones que vive mama en el embarazo las vive, somatiza y expresa el bebe, adaptándose biológicamente a todo ello. El embarazo y gestación es una experiencia emocional en todos sus niveles, tanto a nivel biológico como a nivel psíquico o mental.

¿Y todo esto está presente siempre en nuestras vidas?

Sí, todo esto está grabado en la mente. Son los secretos, los no dichos, lo que vivimos en soledad, “me falta algo”, “no me quieren”, “me siento sola”, que luego se expresará en forma de resentir, en el carácter de la persona y en sus patologías. Como dice Carl Gustav Jung, “todo lo que no se expresa queda impreso en el inconsciente y tu le llamarás destino”.

¿Es así para siempre, todo queda determinado para siempre en el Proyecto Sentido?

Bueno, la parte física, la parte orgánica va a ser más difícil de transformar. Si un niño nace con una caja torácica sobredimensionada porque su madre encontró a su primo colgando de una soga, esto es, se suicido y murió por asfixia, tiene sentido que el feto desarrolle esa caja torácica mayor para que sus pulmones tengan espacio y no falte nunca el vital oxigeno. Es un caso de lo que llamamos adaptación al medio, adaptación biológica. Pues bien, las costillas de ese niño adulto, no las podemos cambiar, ya están estructuradas, pero ¿qué pasa con la melodía emocional que ha impactado en la madre y en el feto tras el shock emocional del suicido del primo? Esta parte más psíquica sí que podemos transformarla.

Metafóricamente lo que estamos haciendo es cambiar notas de esa melodía: las afinamos un poco, o las pausamos, las subimos de tono o las bajamos, esto es reprogramamos esa parte de la mente inconsciente. Entonces la persona atrae y experimenta otra vida distinta, aunque siga viviendo en el mismo lugar.

Para cambiar estas notas del Proyecto Sentido lo podemos hacer utilizando las emociones como máquina del tiempo. Las emociones que tenemos en cada instante del día, son el eco de esas emociones programadas en el útero materno o Proyecto Sentido. Si hay emociones bloqueadas, podemos subirnos a ellas, hacer regresiones mediante distintas técnicas, encontrar su origen a través del tiempo, allí donde todo empezó, y darles un nuevo sentido, significado, desaprendiendo y reaprendiendo, liberándolas, expresándola y sobre todo tomando conciencia de todo ello.

Así es como podemos ir afinando y modelando la melodía inconsciente que resuena en nuestros corazones.

La pregunta que se deriva de todo ello es ¿las enfermedades son causadas por emociones inconscientes? o dicho de otro modo, ¿la mente y el cuerpo están unidos o separados?

Esta pregunta nos recuerda a aquella otra, ¿verdad?

– ¿la Tierra es plana o redonda…?

Bueno, si la mente y el cuerpo están unidos debe de haber algo o alguien que lo posibilita. Nosotros lo tenemos claro, el cerebro es el puente entre la mente y el cuerpo. Y el cerebro se empieza a estructurar y programar en el útero materno.

Por tanto, las enfermedades que vamos a somatizar como adultos, se han programado durante esta etapa del Proyecto Sentido. Así, habrá situaciones y experiencias en nuestras vidas que desencadenarán o activarán esta información emocional inconsciente en forma de síntomas o enfermedades,  para que podamos trascenderla con la toma de conciencia.

Podemos escoger entre sufrir las enfermedades o vivirlas. El primer camino ya lo conocemos, es lo que solemos hacer cuando nos medicamos, actuamos sobre el síntoma físico, sobe el cuerpo. El segundo camino nos lleva a investigar en nuestro interior, en nuestro inconsciente, a conectar con nuestras emociones reprimidas. Es un camino donde nos responsabilizamos de nosotros mismos. “Sanamos emocionalmente” la mente y el cuerpo le sigue.

¿Y cómo suceden estos cambios, que los posibilita?

Esto es posible porque el cerebro dispone de una cualidad única: la plasticidad neural. Se puede reconectar, se puede modelar. Esta propiedad se mantiene a lo largo de toda la vida. Suele pasar que las personas no hacemos demasiada gimnasia mental, tenemos las neuronas muy dormidas y aburridas. Y sobretodo estamos mentalmente muy desconectados de nuestro cuerpo, de nuestra biología. Cuando esta se queja, la dormimos con algún tranquilizante y ya.

Transitamos como zombis durante la semana, en una rutina programada a nivel inconsciente. Y cuando nos salimos de la rutina, nos entra pánico, miedo, nos estresamos. Por ejemplo que pasa un día de lluvia, como está el tráfico… y como está el nivel de estrés… o que pasa si me cambian de puesto de trabajo?

Por suerte hay maneras de poner nuestra plasticidad neural en forma, podemos usar relajaciones, meditaciones, etc., actividades para trabajarnos por dentro, para tomar conciencia y poner luz en el inconsciente.

En resumen, nuestra intención es transformar las experiencias que ha vivido la persona ya en su vida intrauterina y antes (concepción) para que pueda reprogramar esas experiencias no satisfactorias y vivir la vida desde otra percepción y con otra proyección. Y todo esto es posible gracias a la plasticidad neural, la capacidad de nuestras neuronas de reconectarse.

Cuando hacemos conexiones neurales nuevas, cuando desprogramamos los conflictos emocionales que activaban inconscientemente la enfermedad, entonces la biología responde a esos cambios. Todas nuestras células están en constante comunicación y comunión con nuestra mente y con nuestro cerebro. Así que nuestro ADN celular, la fábrica de proteínas con el que se construye nuestro cuerpo, responde a esta nueva información o situación mental. Esto nos permite entrar en un proceso de reparación celular, donde la patología física puede remitir definitivamente.

¿Y los papás qué pintan en todo esto?

Papa debe estar presente en todo este proceso del Proyecto Sentido, es una figura muy importante. La mujer embarazada esta desprotegida y desvalida, su única preocupación es mantener al bebé a salvo. ¿Entonces, quien la protege a ella? Inconscientemente necesita de la protección biológica del macho. Si este está ausente, ella lo resiente y afectará al bebé en mayor o menor medida. El bebé capta la falta de protección y su biología se adaptará, por ejemplo con un cuerpo que le permita sentirse protegido (obesidad infantil) o con un cuerpo más bien delgado y fibrado, preparado para la huida.

¿Qué pasa con las madres solteras?

Depende de cómo lo vivan. Si no se sienten desprotegidas ni con carencias emocionales respecto a la ausencia de pareja, significa que alguien de su entorno a adoptado este rol de protección de la mujer. Puede ser su padre, su hermano mayor o su tío. Aquí tiene que quedar claro que hablamos de roles. Tiene que ser un rol con presencia, la mujer está por el bebé, su energía se vuelca en la prosperidad de la nueva vida y ese referente masculino debe estar presente, es una figura imprescindible a nivel emocional. Le da protección y apoyo.

Cada historia es única. No es válida para todo el mundo. Nosotros lo que hacemos es ver cómo se expresa la biología, qué le está sucediendo a la persona, y a partir de sus síntomas o diagnóstico médico nos vamos remontando en su línea de vida hasta llegar al origen y casi siempre, por no decir siempre, se llega al Proyecto Sentido de la persona.

Si veo B dónde está A? En las mismas circunstancias, pongamos por caso 2 madres solteras, un bebe sale bien y otro con alguna dificultad. Siempre dependerá de cómo lo vive la madre. Las madres deben preguntarse sincera y honestamente ¿cómo se sintieron estando embarazadas? ¿Que sintieron respecto a sus padres, pareja, familia, trabajo, entorno social? Se trata de ir viendo que hubo en su inconsciente y poderlo contar y expresar.

Pongamos más ejemplos. No es lo mismo ser el primer hijo que la quinta hija… quien de los dos ha recibido un alimento emocional de mayor “calidad”. ¿Quien ha sentido más el vínculo emocional con mamá…? Puede ser que el primer hijo tenga un programa de inmadurez emocional, sería un exceso de mama o una mamá sobreprotectora, y tenga alguna adicción. Puede ser que la quinta hija lleve un programa de abandono, pero sepa espabilarse más en la vida. Aquí como siempre, cada persona tiene su historia, tiene su melodía y sus propios recursos de vida.

Ahora que ya sabemos todo esto, la pregunta sería ¿qué puedo hacer? ¿Qué hago?

Uno de los roles biológicos de las mujeres es transmitir la información. La información no es buena ni mala, es información. Sucede muchas veces que las madres con tal de proteger a sus hijos le ocultan ciertas cosas o historias. Por ejemplo, madres que pensaron en abortar a su bebé, madres que querían a una niña y les vino un niño, madres que aguantaron maltratos durante el embarazo, con escenas de violencia que alcanzaron a su vientre… luego están los secretos familiares, los no dichos…  y un largo etcétera de conflictos emocionales que las madres ocultan a sus hijos en su creencia que así los protegen. Toda esta información oculta va directo al inconsciente de bebé, a esa melodía que resonará en todas sus experiencias de vida cuando sea adulto. Y el adulto no entenderá nada, se le repetirán las mismas historias, la misma tipología de parejas, la misma clase de jefes, o caerá en adicciones… será toda la letra de esa melodía, de ese destino inconsciente.

Así que lo más importante es que las madres hablen con sus hijos, de sus historias emocionales durante su embarazo, de sus dificultades durante la lactancia, de los secretos familiares, que sean verdaderas trasmisoras de información y no agujeros negros. Esto lo pueden hacer con sus niños. Por ejemplo cuando les expliquen el cuento para dormir, que tal si les explican también un cuento con las emociones de mamá…

O por ejemplo, si el niño está enfermo, que tal si les comentan que es una historia emocional de mamá y que quien tiene que ocuparse y resolverla es ella y no el niño o bebé… es poner conciencia en toda esta fusión emocional, inconsciente por su puesto. Ninguna madre hace enfermar a sus hijos conscientemente, no vamos a culpabilizarlas que bastante culpa ya se autoimponen.

Estamos tratando de explicar que las madres tienen una gran responsabilidad por ser las transmisoras de información, las transmisoras de vida. Son las escogidas, las privilegiadas. Y para ello deben tomar y recuperar su poder, deben tomar conciencia de lo importantes que son sus emociones y la información que transmiten. No pueden pretender controlarlo todo, existen infinitas posibilidades en el campo cuántico, así que sus hijos enfermaran, es inevitable. Pero cuando esto sucede, ¿qué pueden hacer por su niño?

Todo, todo está en sus manos, en sus emociones inconscientes. Son la causa y la solución. Se pueden sentir culpables o pueden pasar a la acción, porque ahora ya les hemos contado cómo funciona la fusión emocional mamá-bebé o mamá-niño. La mamá es la causa emocional inconsciente, el niño el efecto.

Es biológico que la enfermedad la somatice el bebé, es una estrategia de supervivencia. Si mamá enferma, el bebé muere. Si enferma el bebé, la mamá puede hacer otro. Es duro, pero así son las leyes biológicas de la supervivencia.

¿Qué más puede hacer la mamá?

Para aquellas madres que quieran cambiar la historia emocional del bebe, es decir, su historia emocional, hacemos consultas individuales y prácticas de relajación emocional en grupos. Son 36 sesiones organizadas en 3 módulos: 12 sesiones para liberarse del pasado, 12 para transformar el presente y 12 para proyectar el futuro.

También tenemos en mente relajaciones específicas para embarazadas. Para que puedan trascender las memorias heredadas del Transgeneracional y programadas durante el proyecto sentido. En todas las familias hay episodios de dolor y sufrimiento en relación a la concepción, y que pueden influir en su parto. Va siendo hora de sacarlos a la luz.

¿Cómo lo hacéis?

En sesiones grupales con un guía, grupos reducidos para el feedback y un buen acompañamiento. Disponemos también de audios descargables y próximamente saldrá editado un libro (para el trabajo individual en casa o para terapeutas que lo quieran tener como herramienta de trabajo y de acompañamiento emocional, y para que puedan así crear sus propios grupos).

No nos olvidemos de las consultas individuales. Utilizamos técnicas de programación neurolingüística, hipnosis Ericksoniana, técnicas de Wingwave, constelaciones familiares, y como nexo de unión, la metodología denominada Bioneuroemoción.

Si quiero hacerme una consulta ¿tengo que traer al bebe?

El bebé tiene que ir al pediatra, diagnosticarse y tratarse según lo que el médico indique. En paralelo, la mamá puede solicitarnos una consulta, pero no hace falta que venga el bebé, lo que nos interesa es el diagnóstico médico y hablar de sus estado emocional.

¿Y si  mi hijo ya es mayor?

A partir de la edad en que se supera la pubertad, una persona ya puede responsabilizarse de sus conflictos emocionales. En este caso tratamos con el adolescente, no con la madre. En esta edad del niño la madre debe de entender que ya terminó está etapa de su vida en la que asumió el rol de mamá, y debe retomar protagonismo y centrarse en su rol de mujer, volver a sus proyectos personales. El adolescente necesita su espacio para ir entrando al mundo de los adultos, y aquí el que toma el relevo es el padre, que lo acompaña hasta que esté preparado para irse de casa. Esto es lo que la biología ha programado y aprendido ancestralmente.

¿Qué planes tenéis a corto plazo?

Seguimos desarrollando curso y formaciones. Actualmente ya tenemos el que llamamos “Madres Conscientes”, donde pretendemos empoderar a las mujeres en su rol de madres, aportando recursos y conocimiento, sobre todo a nivel emocional.

Tenemos en mente desarrollar un segundo curso dedicado a la nueva medicina germánica, del Dr. Hamer, donde hablaremos de los conflictos emocionales que subyacen detrás de toda enfermedad, y un tercero de física cuántica aplicada a la vida, que llevará por título Ingeniería Emocional. Estos tres cursos conformarían lo que nosotros entendemos por “Inteligencia Emocional”.

Estamos también desarrollando ejercicios de relajación emocional orientado a  mujeres embarazadas (las parejas también quedan invitadas).

Todo ello con un objetivo en mente final: Consolidar la Clínica Emocional Sensus Vitae.

Gracias.

Ricard BadiaNeusLlorensMarianella Escobar

OBESIDAD

Posted on Actualizado enn

¿POR QUÉ ME CUESTA TANTO ADELGAZAR Y MANTENERME EN MI PESO?

bibendum-obesoEl cuerpo fabrica grasa porque es necesaria para protegerlo y aislarlo y también como tejido de sostén de las distintas estructuras que conforman nuestra biología.

Tenemos que proteger y aislar nuestro cuerpo y nuestros órganos del frío, del calor y de los golpes; así pues la grasa es necesaria y vital para nuestro organismo.

El exceso de grasa y la retención de la misma hasta el punto de que alcanzamos sobrepeso y podemos llegar a la obesidad, es debido a las instrucciones “erróneas” que recibe nuestro cuerpo.

Estas “instrucciones” son las órdenes que nuestro cerebro emite a todas nuestras células para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, que a través de los neurotransmisores, activa las glándulas que ponen en funcionamiento los mecanismos de supervivencia del cuerpo.

Cuando nuestra mente está constantemente emitiendo pensamientos que ponen en peligro mi existencia, el cerebro se activa en forma de alerta y manda mensajes al cuerpo para que éste se ponga en modo “supervivencia”.

El cuerpo, la biología, tiene como única función mi supervivencia, por tanto si emito pensamientos que activan las instrucciones de peligro, mi cuerpo reaccionará para protegerme y defenderme, para aislarme de la amenaza.

En este estado de alerta por mi supervivencia, es cuando las funciones de protección y aislamiento se desencadenan dando lugar a la generación de lípidos (grasas) para asegurar mi vida.

Cuando esto ocurre es cuando tenemos exceso de grasa, sobrepeso, porque en realidad en mi vida no está sucediendo nada, no hay ninguna amenaza real, son los pensamientos de la situación que estoy viviendo que hacen que mi cerebro los perciba como reales, cuando en verdad son sólo pensamientos.

Si yo temo por mi familia, si temo que les pueda suceder algo a ellos o a mí misma, si pienso que tengo que hacer cosas por los demás, si creo que yo no importo, que nadie me ve, que soy una persona fea, ……… lo que estoy haciendo en realidad es decirle a mi cuerpo que tiene que protegerme y aislarme de todas esas amenazas que veo en el exterior y por tanto mi biología, que funciona perfectamente, obedecerá esas órdenes de protección, sostén y aislamiento para proteger mi vida, y lo va a hacer en este caso en forma de grasa.

Cuando estos pensamientos se mantienen por un periodo de tiempo prolongado, es cuando mi cuerpo no desactiva la señal de peligro y sigo fabricando grasa para protegerme y aislarme de la amenaza y se acumulan los kilos.

Es por esta simple razón que cuando hago dieta puedo bajar unos cuantos kilos, obviamente lo que ingiero tiene una gran influencia en mi organismo, y por tanto al cambiar mis hábitos alimenticios y pasar a ingerir alimentos hipocalóricos combinados correctamente, mis funciones biológicas también reaccionan y dejan de fabricar o acumular lípidos y calorías. Pero si no desactivo mi estado de alerta mental, el cerebro que es el órgano que rige las funciones biológicas de mi cuerpo, sigue protegiéndome y aislándome, con lo cual en el momento en que se acaba el período de mi dieta, el cuerpo al poco tiempo vuelve a engordar.

Los hábitos de alimentación y de vida sana como el deporte y un buen descanso, son también fundamentales para mantener mi cuerpo en perfecto estado.

El cuerpo es una máquina perfecta pero hay que mantenerla, al igual que si fuera un ordenador, hay que tener todas las piezas funcionando correctamente. ¿Pero qué pasa con el software, con los programas mentales? Es de vital importancia para nuestro organismo que el software base, el cerebro, dé las instrucciones adecuadas a la máquina, sino por más que nos esforcemos en llevar el ordenador al servicio técnico cuando no va bien (dietas, deporte…), si no actualizamos y modificamos el software (nuestros pensamientos), el sistema mente-cuerpo seguirá dándonos “error”.

Ahora ya sabes por qué las dietas duran poco y también por qué cuesta tanto perder esos kilos de más. Hay que desactivar los pensamientos que ponen a nuestro organismo en alarma y dar las instrucciones correctas a nuestro cerebro para que deje de creer que hay peligros acechando en  nuestras vidas.

El depredador no existe, busca la clave en tus pensamientos y desactiva el mecanismo de alerta.

Si quieres saber cómo contáctanos. En pocas sesiones notarás grandes cambios.

Neus Llorens

EL ESTRÉS, MECANISMO DE SUPERVIVENCIA

Posted on Actualizado enn

Definición

El estrés es un conjunto de reacciones biológicas y psicológicas que nos preparan para reaccionar ante el peligro.

De esta definición deducimos que el estrés tiene un origen mental, en la psique del individuo y esto activa su biología, activa una respuesta biológica concreta. Entonces tenemos que hablar de varios protagonistas y para ello vamos a seguir este orden: analizaremos en primer lugar que sucede a nivel biológico, para luego explicar que sucede a nivel mental, a nivel cerebral. Finalmente hablaremos de la parte emocional que se esconde detrás del estrés.

Fotolia_55117188_Subscription_Monthly_L_xoptimizadax--644x362

A nivel biológico, el cuerpo, reacciona activando el sistema de defensa que puede ser la huida o la lucha, para protegernos ante un peligro. Este es por tanto un mecanismo de supervivencia que ancestralmente hemos desarrollado y aprendido, es una estrategia arcaica para garantizar la continuidad de la especie.

Si nos trasladamos a la prehistoria, cuando el ser humano vivía en la caverna y salía a cazar por la estepa, ante la amenaza de ataque de un león el cuerpo se preparaba para huir o luchar: era una situación de peligro inminente, de vida o muerte. Ante esta situación se activaba el sistema biológico de lucha o huída, aunque también cabía la posibilidad de hacerse el muerto y pasar desapercibido. La respuesta que cada uno escogía en esta situación de peligro dependía de si se consideraba presa o depredador de ese enemigo, de ese animal salvaje. Si era presa, tocaba huir o hacerse el muerto. Si era depredador, tocaba pasara a la lucha, al combate.

¿Cómo se prepara el cuerpo para hacer frente a esta situación de amenaza? A nivel  hormonal, cuando el individuo percibe una  amenaza exterior, y teniendo en cuenta que la finalidad del cuerpo es conservar la vida,  el hipotálamo envía una señal a la hipófisis, siendo esta la “glándula maestra” que activa los 50 billones de células de nuestro organismo y los pone en alerta ante el peligro. Esta glándula envía una señal química a las glándulas suprarrenales informándolas de la necesidad de huida o lucha. Inmediatamente las suprarrenales segregan cortisol y lo vuelcan al torrente sanguíneo. Cuando esta sustancia llega a los músculos estos tienen gran fuerza para huir o luchar. El cortisol es la hormona que regula el estado de estrés.

Esta cadena de reacciones químico-físicas es apropiada para un estado de alerta delimitado, puesto que para activarse este sistema de defensa, se desactivan otros, siendo los más importantes el de crecimiento y el inmunológico. Desarrollemos estos aspectos.

Si este estado de alerta en el cuerpo no se desactiva, estamos permanentemente en situación de peligro, segregando más cortisol al torrente sanguíneo, y no dejamos espacio a la biologia para activar el sistema de crecimiento celular. Esto implica que nuestras células no se renuevan, no se reparan y van envejeciendo hasta que mueren. Poco a poco se va debilitando nuestro organismo. Tampoco generamos la energía vital que necesitaremos más adelante para que todas las funciones del organismo se realicen adecuadamente puesto que lo único que nuestro cuerpo detecta es la necesidad de invertir esa energía en ganar la batalla o protegernos huyendo a toda prisa del depredador.

Por otro lado, ¿a quién le preocupa una infección cuando está a punto de ser atacado por un león? No disponemos de energía para mantener el sistema inmunitario operativo con lo cual perdemos capacidad para gestionar adecuadamente posibles enfermedades. Estamos inhibiendo el sistema inmunitario, con lo que el cuerpo a la larga se resiente y enferma con mayor facilidad. A la vez le cuesta más recuperarse y volver a la normalidad, al equilibrio o homeostasis ya que no dispone de la energía que nos permite curarnos. Tanto es así, que en los trasplantes de órganos, se suministra cortisona al paciente para que el cuerpo no rechace al nuevo órgano, y no lo rechaza porque el sistema inmunológico esta inhibido por esta sustancia química que actúa como el cortisol.

Un ejemplo de este estado de alerta permanente es el caso de las sirenas de guerra. Imaginemos que estamos en la segunda guerra mundial y se activan las sirenas que indican que vamos a ser bombardeados. Automáticamente se activa el sistema de huida o lucha, de huida en este caso y corremos a refugiarnos bajo tierra. Durante todo el tiempo que están las sirenas sonando estamos en situación de alerta, segregando cortisol al torrente sanguíneo. Entonces, si las sirenas no dejan de sonar, seguimos en este estado de estrés permanentemente, en estado de tensión, y es cuando dejamos de invertir energía en el crecimiento y en el sistema inmunológico: nos debilitamos y somos más vulnerables.

¿Qué sucede a nivel cerebral? La activación del eje Hipotálamo-Hipófisis-Suprarrenales, va asociado a un aumento de la frecuencia a la que nuestro cerebro está funcionando. Entender esto es muy importante ya que como vemos en la siguiente tabla, según la frecuencia neural a la que operamos, cambia nuestro estado de conciencia:

cuadro

Durante la vigilia, cuando estamos despiertos, operamos en Beta, que es la frecuencia más elevada. Tiene sentido, procesamos mucha más información despiertos que dormidos, con lo cual aumentamos la frecuencia de nuestro cerebro. Así este puede gestionar todas las señales que captamos por los cinco sentidos. Lo que se observa al medir las frecuencias neurales de personas sometidas a estrés, es que estas son más elevadas, son lo que se llama “Beta alta”. En Beta alta es como que funcionamos con el procesador, la mente, hiper-revolucionado. El cerebro es el órgano que consume más energía de todo el cuerpo, proporcionalmente sobre un 20%. En Beta alta este consumo se dispara, es un estado de alerta que no podemos sostener durante mucho tiempo, un estado de estrés agudo que absorbe toda nuestra atención: vivir o morir, esto es lo que está en juego.

En este estado de funcionamiento, cuando estamos en Beta alta, perdemos inteligencia. Nos volvemos más tontos, menos reflexivos. No hay tiempo para el razonamiento consciente, todo es dirigido y controlado por el inconsciente, ya que la respuesta de huida o lucha tiene que ser rápida, instantánea. Por tanto, situaciones de estrés, aunque no sean muy agudas, nos llevan a la disminución de la capacidad para pensar con claridad. El proceso de razonamiento es más lento que el de los reflejos y ante esta situación de emergencia los químicos volcados al torrente sanguíneo frenan la actividad de la corteza pre-frontal que es el centro de la actividad y el pensamiento consciente, priorizando el paso del flujo sanguíneo hacía el cerebelo, que es la parte que rige los instintos vitales de huida o lucha. Por tanto ante una amenaza de vida o muerte “dejamos de pensar” y ante un peligro más moderado, cuando estamos asustados por ejemplo, nos volvemos más tontos.

Hoy en día nos hemos habituado a vivir en un estado de estrés moderado, de baja intensidad, pero constante. Son situaciones donde nos sentimos incómodos, donde algo nos amenaza pero no sabemos que es. No identificamos al “león”, al depredador, que es invisible, como un fantasma que está allí, pero no sabes por dónde saldrá ni cuándo. Desarrollaremos más adelante este concepto de “amenaza invisible”. Lo que sucede entonces es que las células se acostumbran a un nivel de cortisol en sangre determinado, y con el tiempo se hacen adictas. Esta adicción celular provoca que el cuerpo se convierte en la mente, como nos explica el Dr. Joe Dispenza en su libro “Deja de Ser Tu“. El cuerpo se convierte en mente porque son las células las que mandan señales inversas al hipotálamo para que ordene a la hipófisis activar las glándulas suprarrenales.

Esto lo vemos cuando nos tomamos unos días de vacaciones y salimos de la situación de estrés que puede ser el trabajo diario. Los primero días de vacaciones, seguimos con la sensación de estrés instalada, nos cuesta disfrutar del descanso merecido, nos cuesta relajarnos, nos cuesta reír, divertirnos, pensar en lo maravillosa que es la vida… esto es así porque nuestras células siguen reclamando cortisol, y la mente responde a su demanda y nos mantiene en estado de estrés. Es por ello que decimos que se han invertido los papeles, la mente está al servicio del cuerpo. Está situación debemos revertirla cuanto antes, recuperando el control mental por encima del cuerpo, o se nos van a pasar las vacaciones sin haberlas disfrutado.

Otro efecto que tiene vivir en situación permanente de estrés moderado es que nuestra biología aprovechará cualquier momento de relajación para entrar en modo crecimiento celular, esto es, en modo reparación y reproducción. Suele sucede que cuando llega el fin de semana y nos permitimos relajarnos, aparecen una serie de sintomatologías como resfriados, gripes, agotamiento en general… es un buen indicador que debemos enfocar nuestro día a día de forma distinta, que estamos funcionando en exceso en modo beta alta, y que no le dejamos espacios de descanso mental a nuestra biología para regenerarse.

Y aquí viene otro tema interesante: ¿que entendemos por descanso mental?. Veamos lo que no es descanso mental y así quedará claro lo que sí es descanso mental. Imaginemos que tenemos que hacer 3 cosas importantes a lo largo de cada día. Esto implica que quizás tengamos que hacer 15-21 cosas importante a lo largo de una semana. Domingo noche uno empieza a hacer el listado de esas 21 tareas (que muchas veces son obligaciones autoimpuestas). Se duerme pensando en ello, y se despierta pensando en ello. Luego empieza el día, y mientras hace esas 3 cosas importante, sigue pensando en el resto de 15 obligaciones pendientes. El inconsciente no distingue entre real o virtual, con lo cual todo lo que uno piensa que tiene que hacer, cómo y cuando lo hará, para nuestra mente es como si lo estuviera haciendo realmente. Cuando finaliza el lunes, uno ha hecho esas 3 cosas importantes, más varias veces esas otras 15 tareas pendientes. En realidad uno ha consumido tanta energía como si hubiese hecho 60 tareas en un solo día. Y todo ello ha sido un consumo mental que no físico, y sabemos que el cerebro es el órgano que consume más energía… entonces… como terminamos el día: agotados! Vivir de este modo es lo contario a vivir en descanso mental. Para encontrar el descanso mental debemos centrarnos en el aquí y ahora, poner nuestra atención en el presente, hacer las cosas conscientemente y no pensar ni en el pasado ni en el futuro. Lo primero nos lleva a la depresión, lo segundo a la ansiedad. Dos caras de la misma moneda: no vivir el instante “presente”, que como su palabra indica es el mayor “regalo” de la vida. Así que hazte un regalo y vive más tu presente.

Nos queda hablar a nivel emocional del estrés. Las emociones forman parte de la psique humana, son constructos mentales que podemos experimentar de forma consciente o inconsciente. Las emociones inconscientes son las que nos interesan aquí, ya que al no poderlas reconocer, explicar y verbalizar, quedan ocultas en nuestra mente que tratará de darles otra salida, por ejemplo a través del inconsciente biológico, por ejemplo en forma de estrés, activando el eje ya mencionado: hipotálamo-hipófisis-suprarrenales.

Para entender las emociones inconsciente que hay detrás del estrés es importante retomar el concepto de “amenaza invisible”. Hoy en día el depredador no es real, el peligro no es agudo, no hay leones paseando por la calle que nos van a devorar. Sin embargo vivimos presos del miedo a múltiples situaciones irreales que nos mantienen en estado permanente de alerta. No se desactiva este sistemas de huida/lucha, llevando a nuestro organismo al desgaste vital. Estamos constantemente con el sistema de supervivencia activado, sin amenaza aparente. Y eso genera estrés crónico porque el peligro no pasa nunca y no desactivamos el sistema de defensa. El estrés crónico nos debilita, porque dejamos de producir energía vital, en lugar de vivir la vida sobrevivimos a ella.

Por otro lado consumimos mucha energía mental, al operar en beta alta, que también nos debilita y desgasta. Y finalmente el lóbulo del córtex pre-frontal, de donde salen los pensamientos consciente, está desactivado, con lo que no pensamos con claridad y perdemos inteligencia.

La emoción inconsciente que se esconde detrás del estrés es por tanto el miedo. Con el cortisol activado por el miedo, dejamos de estar presentes y no podemos ver la realidad de la situación porque dejamos de observar. El miedo nos debilita. Controlar el  miedo es recuperar el control de nuestras vidas. Para controlar el miedo debemos adoptar un rol de observador, de observador consciente de la realidad que nos rodea, para darnos cuenta que no estamos ante ninguna situación de amenaza o peligro de muerte real.

Veamos varios tipos de “depredador virtual”, de “amenaza invisible” de nuestra sociedad actual:

  • Jefe / Compañeros trabajo (competencia).
  • Esposa / Marido / Familia / Hijos.
  • El trabajo/ Dinero / Cuenta corriente.
  • Impuestos / Deudas / Bancos / Seguridad Social / Hacienda.
  • Televisión: noticias de toda índole que nos mantienen presa del miedo.
  • Terrorismo / Guerras / Suicidios.
  • Crisis económicas / Paro / Desahucios.
  • Enfermedades víricas / Pandemias mundiales.
  • Cambio climático / Calentamiento global / Sequías.
  • … … …

A todo este repertorio de amenazas, que nos llegan por los medios de comunicación, le debemos sumar nuestra capacidad de imaginación, con lo que acabamos proyectando en nuestro futuro el peor de los escenarios posibles: el futuro es negro, oscuro y peligroso, el futuro es miedo.

Qué podemos hacer?

Darnos cuenta que el peligro es un constructo mental, no es real.

Cambiar la forma de pensar, de ver las cosas. Prestar atención a las palabras que usamos, y sobre todo al dialogo interno que mantenemos con nosotros mismos.

Adoptar el rol de observador. Observar con quien nos juntamos y para hablar de que… ¿de desgracias? ¿De noticias que nos ponen enfermos? ¿De lo mal que estamos o están nuestros familiares de salud?

¿Qué tal si empezamos a vivir más desde el amor, la alegría y las emociones elevadas de gratitud, paz y benevolencia?

¿Qué tal si empezamos a realizar un poco de relajación emocional, a practicar un poco con nuestro inconsciente para liberarnos de esos miedos que están atrapados y latentes en él?

Desde Sensus Vitae te proponemos este camino como primer paso para encontrar el equilibrio emocional y paz mental en tu vida, te proponemos un conjunto de relajaciones emocionales diseñadas para tu crecimiento interior y para la toma de consciencia. Para salir de la situación de estrés permanente y empezar a disfrutar de cada instante de la vida.

Todas las situaciones que vivimos hoy en día, las vivimos como un depredador, con miedo al “que no me falte” y lo vivimos emocionalmente tan intensamente que activamos nuestro sistema biológico de huida o defensa. Así  nuestro cuerpo entiende que nos va la vida en ello y empieza a actuar en “modo supervivencia”, pero lo cierto es que no es real. No necesitamos todo ese cortisol en los músculos, ni la adrenalina en la sangre, porque no vamos a echar a correr a toda velocidad ni vamos a iniciar una batalla; entonces estos químicos se quedan estancados en nuestro cuerpo sin ser usados para lo que han sido creados. Cuando nuestras extremidades reciben estas sustancias la musculatura se prepara para trabajar, pero no hacemos nada y quedan atrapadas en los músculos y en la sangre y con el tiempo se acumulan y pueden llegar a crear enfermedades tales como la fatiga crónica, la fibromialgia, el reuma, artritis, artrosis, taquicardias, … siempre dependiendo de cómo yo lo viva.

Aprender a vivir sin miedos es por tanto, fuente de salud,

¿Y tú qué decides, sobrevivir o vivir?

Ricard Badia

Genealogía y Sexualidad

Posted on Actualizado enn

arbol-humano

Estés donde estés, tu familia siempre está contigo: acéptala y bendícela pero. Libérate de ella’’

Anne A. Schutzenberger.

             

Es interesante el observar como hoy en  día a pesar de los avances de las ciencias y  la tecnología, seguimos creciendo, evolucionando pero mantenemos muchas costumbres que hemos heredado de nuestros ancestros y que persisten a lo largo de generaciones, me refiero específicamente a la transmisión de la madre a la hija, solamente de la maternidad, en la continuidad del clan o de la especie y no de la feminidad y mucho menos de la sexualidad, a la que ella se debe al ejercer su función, como mujer.

Nos podemos hacer algunas preguntas. Nuestras madres o nosotros ¿hablamos, en algún momento con nuestras hijas de la manera de comportarnos de manera femenina, estaba esto sobreentendido en la misión de la familia, de una generación a otra? ¿O es solo cultural? ¿Porqué las mujeres tienen una conducta de sumisión ante el hombre? ¿Somos las mujeres las que fomentamos el machismo? ¿Qué sucede cuando alguna  tía, hermana, prima, etc. en la familia, tiene una conducta desenfadada de su sexualidad? ¿Venían estas conductas programadas en el clan? En las familias de hoy en día, la transmisión de la continuidad de la especie es más importante que la evolución de este nuevo ser con su crecimiento y derecho de ser mujer en toda su extensión. Solo la procreación de un nuevo ser, está implícita en toda mujer, al igual que sucedía con nuestras abuelas.

Para esta lectura de hoy les recomiendo una película Antonia, la película fue escrita y dirigida por Marleen Gorris en 1995, quien se declara feminista, por lo que reconoce que su película también lo es. Y también es un cuento, un bonito cuento de hadas feminista, que habla de los ciclos de amor, nacimiento y muerte. De la celebración de la vida, la comunidad y los placeres simples, pero también de la tragedia de la vida creada por la propia humanidad, a través de la vida de cuatro mujeres de una saga familiar.

Qué vamos a encontrar en esta película?

  • Mujeres valientes que crean su comAntonia-s-lineunidad y sus normas fuera de las normas asfixiantes establecidas en el contexto de un pequeño pueblo en el ámbito rural
  • Una normalización de la visón de la maternidad como decisión personal por parte de las mujeres.
  • Una pareja de lesbianas criando a una hija.
  • Una mujer para la que la maternidad no es una prioridad en su vida, con una pareja masculina cuyo deseo de paternidad es patente.
  • Mujeres más centradas en su carrera profesional y hombres que desean cuidar a sus hij@s.
  • La sexualidad y el deseo, así como la maternidad y paternidad entre personas con diversidad de capacidades.
  • Reparto de tareas domésticas , de cuidado y de subsistencia y una revalorización de las mismas, que han de ser combinadas con el ámbito profesional , tanto en mujeres como en hombres.

Podríamos decir que lo mas transgresivo de Antonia, es precisamente que presenta un abanico de mujeres empoderadas, que deciden sobre sus propias vidas, y que las llevan a cabo, desde un respeto a todas las personas y a la diversidad, y contra la opresión, la violencia o la dominación.

Dra. Marianella Escobar

PROYECTO SENTIDO

Posted on Actualizado enn

Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella al cien por cien. No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño. El bebé sigue formándose neuro-fisiológicamente hasta los tres años aproximadamente. Hasta entonces el yo del niño es igual al yo de la mamá. Nuestros niños no se ponen nerviosos, ellos son el espejo en el cual debemos ver nuestro nerviosismo. Nuestros niños son el reflejo de la familia. Nuestros niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos, y muchas veces son reparadores de cargas transgeneracionales.

No se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y tener conciencia que podemos hacer mucho por nuestros hijos. Si queremos que estén sanos, debemos cuidad nuestras emociones y sentimientos. Nuestros hijos son espejos de lo que rodea a la familia. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos conciencia de que  la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá.

El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo más importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”. A esto le llamamos Proyecto Sentido (PS). Muchas enfermedades, se encuentran programadas en esta etapa de la vida. A nivel racional es difícil de comprender, pero a nivel inconsciente está claro, el Inconsciente Biológico es inocente, y repite las pautas y programas que se instauran en esta etapa tan crítica y fundamental.

El PS es una oportunidad de sanar unos errores que, de no somatizarse en lo físico, no tendrían fin. Carl G. Jung nos diría que el hijo muestra la sombra de sus padres y de sus ancestros y que lo hace a través de los síntomas físicos. La sombra se refiere a las partes desconocidas de nuestra psique, pero también a las partes desconocidas del mundo espiritual. Cuando el bebé está enfermo está mostrando  una parte de la sombra de la madre, luego a medida que va creciendo, va creando otras relaciones o vínculos con el papá, con el hermano, etc.

Cuando se trabaja con el PS, ocurre algo mágico: cuando la madre toma conciencia de todo el problema, el niño presenta una mejoría prácticamente instantánea. Las cosas se resuelven solas, porque nuestro inconsciente lucha por salir y expresarse, y cuando lo hace, desconecta los programas. Nuestro inconsciente quiere emplear toda la energía para vivir, y no para expresar lo “no resuelto” y “lo no dicho”. El proyecto sentido es múltiple, y en sus facetas se encuentran muchos de los programas que luego revivimos cuando somos adultos, por una fuerza del inconsciente que está relacionada con la fidelidad familiar. Romper ese lazo o bloqueo se hace imprescindible para poder vivir  nuestro proyecto de vida libremente y sin condicionamiento.

Algunos ejemplos prácticos de proyecto sentido:

Hijo con identidad sexual invertida: buscaremos si el bebé era del sexo deseado, o no.
Hijo de reemplazo: sustituye a otro que ha muerto o enfermó.
Hijo de reparación: tiene un síntoma para explicar el conflicto familiar.
Hijo cripta: guarda los secretos del clan familiar.
Niño basura: carga con todos los problemas del clan, puede tener mucho síntomas y/o enfermedades.
Hijo de apoyo: la madre se siente sola, desprotegida… necesita alguien para tener apoyo.
Hijo bastón o plan de pensiones: su misión es se el soporte de los padres cuando se hagan mayores, “es su plan de pensiones”. Estos niño no viven su vida, no se casan, nunca acaban de marchar de casa y tienden a cuidar de los padres y preocuparse por ellos en exceso.
Hijo de consuelo o niño payaso: hay un sufrimiento en el clan y el niño intenta evitar que estalle.
Niño inexistente: cuando han habido tentativas de aborto o situaciones de no querer tener hijos.
Niño pegamento: su función es salvar el matrimonio.

Y un largo etc…

Ricard Badia

feto_30_semanas