BIONEUROEMOCIÓN

HOLA, SOY TU SÍNTOMA

Posted on Actualizado enn

síntomaHola, tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue. Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti.

Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles. Y no, eso sería un completo disparate. Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.

A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de “paz” impreso en la espalda? ¿No verdad?

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser “sutil” y “suavecito” cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, como todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.

Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “te odio”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.

¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días tras día taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma “mágica” yo me vaya de tu cuerpo.

Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.

Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas a chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo?

Para ti, yo, el síntoma, soy “La Enfermedad”. Qué cosa más absurda. No confundas las cosas. Y vas al médico, y pagas por decenas de consultas médicas. Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme. Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. ¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?

La enfermedad, “eres tú”, “es tu estilo de vida”, “son tus emociones contenidas”, eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades. Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.

Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto, sí. Esto debe ser algo como un “golpazo a tu inteligencia”. Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo. De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes. La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar que trato de decirte, lo que trato de prevenir.

Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta par no enfermarte. Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: ¿”por qué apareció este síntoma en mi vida”?, ¿”qué querrá decirme”?. ¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?, ¿Qué debo cambiar en mí para que ya no necesitar de este síntoma?

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás. Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.

Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo. Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.

Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir. Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como “analizador” de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.

Por favor, déjame sin trabajo. ¿O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago? Te invito a que reflexiones, cada vez que me veas aparecer, el motivo de mi visita. Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo. Estoy harto de que digas: “Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”. “Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”. “Siempre yo con mis migrañas”. Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.

Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada vez que me presumes, realmente estás diciendo: “Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, ¡mírenme, mírenme!”

Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa. Entre más pronto lo hagas, ¡más rápido me iré de tu vida!

Atte., El síntoma

Autor desconocido.

Ricard Badia

Anuncios

E-MOCIONES Y SALUD

Posted on Actualizado enn

SOBRE BIONEUROEMOCIÓN

La BNE es la respuesta a la gran pregunta respecto a la salud humana: ¿Para qué nos ponemos enfermos? ¿Para qué se activa una enfermedad en mi cuerpo? ¿Es un fallo de mi biología, de mi naturaleza? ¿Quién o qué lo activa? ¿Somos esclavos de la herencia genética? ¿Tiene esta enfermedad alguna relación con mi estado emocional, con mi psique? ¿O es algo totalmente casual, sin relación alguna con mi vida y mis relaciones con el mundo?

La BNE da respuesta a estas preguntas cuando afirma que los impactos emocionales (psique), producen un impacto o impronta en el cerebro (focos de Hamer), y esto activa una solución biológica inconsciente (enfermedad). Se cierra así el triangulo entre psique (emociones) – cerebro (focos de Hamer) – órgano (enfermedad).

Esta afirmación, la relación psique – cerebro – órgano tiene grandes implicaciones:

TODA ENFERMEDAD TIENE UN CONFLICTO EMOCIONAL ASOCIADO Y SU IMPRONTA CORRESPONDIENTE EN EL CEREBRO

  1. La medicina alopática trabaja en el plano del órgano afectado, en el plano físico.
  2. La BNE trabaja en el plano de la psique, en el plano emocional.
  3. Dr. Hamer estudió el plano cerebral mediante escáner o tomografía cerebral.

Estaremos de acuerdo en que cuando una persona puede abordar su enfermedad desde varios planos en lugar de hacerlo solo en el plano físico, su proceso de sanación es más efectivo. Por otro lado, el hecho que la BNE y la medicina trabajan en distintos planos hace que sean totalmente compatibles y no excluyentes. Demos la bienvenida a la BNE.

Para el Instituto Español de BNE y como dice Carl Gustav Jung,  la enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre. Por otro lado el  Dr. Hamer nos indica que la enfermedad es un programa de adaptación biológica con un sentido especial y que está memorizado en las células de todo ser vivo.

La BNE considera a la enfermedad como un programa que se activa ante una situación conflictiva en la vida del consultante. La BNE investiga las causas emocionales que provocan que la biología del consultante exprese esa solución o enfermedad en particular.

…ante un conflicto emocional no resuelto, latente en la psique del consultante, el inconsciente activa un programa de adaptación biológica, una solución biológica concreta…

Es por eso que la BNE utiliza técnicas destinadas a llegar al inconsciente del consultante, para transformar la información y deshacer el conflicto, llegando a la raíz, a su causa original.

La finalidad de la BNE es dar respuesta a los “para que”. ¿Para qué mi biología se expresa de esta manera concreta? Es un camino hacia la toma de consciencia. De esta forma  el consultante comprende los cambios que tiene que hacer en su vida para recuperar la senda de su salud.

Ricard Badia

1ª VISITA

Posted on Actualizado enn

Una primera visita en nuestro centro se estructura en cuatro partes fundamentales. Pero lo primero es un recibimiento y toma de contacto adecuado con el consultante.

ESTRUCTURA DE LA 1ª VISITA

  1. Introducción a la Bioneuroemoción (BNE).
  2. Breve explicación del inconsciente
  3. Ficha del consultante.
  4. Práctica: camino al inconsciente.

1. Introducción a la Bioneuroemoción (BNE)

En la primera parte de la visita se pretende determinar que sabe el consultante sobre la BNE y cuáles son sus expectativas. Luego se le deja muy claro que con la BNE no se pretende “curar” a nadie. Esto lo hace el médico. Lo que si se pretende es aplicar la metodología para que el consultante pueda acceder a la toma de consciencia de la parte emocional, la parte mental inconsciente que da como respuesta una sintomatología concreta o enfermedad.

Como dice Carl Gustav Jung,  la enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre. Por otro lado el  Dr. Hamer nos indica que la enfermedad es un programa de adaptación biológica con un sentido especial y que está memorizado en las células de todo ser vivo.

Por tanto en nuestro centro no se habla de enfermedad, se habla de programa de adaptación biológica (lo llamaremos PAB a partir de ahora).

Ante un conflicto emocional no resuelto, latente en la psique del consultante, el inconsciente activa un PAB, una solución biológica concreta. Es por eso que utilizaremos técnicas destinadas a llegar al inconsciente del consultante, para transformar la información y deshacer el conflicto.

La finalidad de la visita es dar respuesta a los “para que” para que mi biología se expresa de esta manera concreta. Es un camino hacia la toma de consciencia. De esta forma el consultante comprende los cambios que tiene que hacer en su vida para recuperar la senda de su salud.

2. Breve explicación del inconsciente

En esta parte se pretende explicar brevemente algunas de las características del inconsciente humano. Estas características permiten aplicar metodologías y técnicas para transformar el inconsciente del consultante y encontrar las causas emocionales que hay detrás de los PAB. El inconsciente se caracteriza por:

  • No distingue entre realidad y ficción. Puede experimentar y sentir sin necesidad que las cosas sucedan físicamente. No distingue el mundo interior mental, de lo vivido en el mundo exterior. P.E. Si se visualiza un limón con los ojos cerrados, ¿qué pasa en la boca?
  • El otro no existe. Es el inconsciente que se expresa a través de él, que hace de espejo.
  • Es inocente. No distingue entre el bien y el mal. Se lo cree todo, como un niño pequeño.
  • Es atemporal. El tiempo no existe. Funciona sólo en el aquí y ahora.

Por lo tanto cuando se trabaja con el inconsciente se utilizan muchos simbolismos y trances, como el duelo transgeneracional. También se experimenta con situaciones ficticias que para el inconsciente son reales.

El consultante tiene permiso para decir lo que quiera y lo que sienta de las demás personas o familiares, aunque para su conciencia sea políticamente incorrecto o sus creencias se lo impidan. El otro no existe ¿verdad? Se pretende que el consultante tome consciencia de sus emociones ocultas liberándolas.

Por otro lado se ha dicho que el inconsciente no juzga, es inocente, como un niño pequeño que además se lo cree todo. Entonces no entiende ni de bien ni de mal, ni de buenos sentimientos y malos sentimientos, ni de emociones buenas y malas. Todas las emociones deben ser expresadas sin juicio alguno.

Finalmente, se pueden buscar situaciones conflictivas en el pasado del consultante puesto que el inconsciente es atemporal, todo pasa aquí y ahora. Para ello se le pide al consultante que las reviva en presente. De esta forma se pueden reprogramar esas experiencias, aportando recursos y soluciones más satisfactorias. Se reprograman experiencias pasadas para que cambie el presente del consultante.

3. Ficha del consultante

Toma de datos para poder encuadrar la consulta y encontrar el punto de partida o conflicto desencadenante. Desde este punto vamos a aplicar todas las técnicas para la toma de consciencia, la liberación de emociones bloqueadas y el re-aprendizaje posterior.

4. Práctica: camino al inconsciente

En esta parte se va a llegar al inconsciente del consultante. Para ello se debe encontrar el sentido del PAB. Se busca aquella situación conflictiva que está o ha vivido el consultante y que provoca que su inconsciente active esa solución biológica, ese PAB. Se parte de lo más genérico para ir profundizando en lo más particular, hasta encontrar la situación conflictiva concreta.

Una vez detectada la situación o experiencia conflictiva toca trabajar con el inconsciente. No se está habituado a este tipo de prácticas así que se puede imaginar que es como entrar en un túnel donde todo está oscuro. El especialista ejerce el rol de guía o acompañante, para que el consultante llegue hasta el final, donde está la luz. El acompañante va siguiendo en todo momento la voz del especialista, dejándose inducir por sus preguntas y afirmaciones.

Se trata de desconectarle del mundo exterior y dejar que su mundo interior, las partes inconscientes bloqueadas que están condicionando su vida, se puedan expresar conscientemente. El consultante va a saber que está en su inconsciente por sus cambios fisiológicos ya que va a experimentar sensaciones físicas en el cuerpo. Es su inconsciente que se expresa a través de este. Aquí está el arte de cada especialista para hacer bien este viaje en el túnel y acompañar al consultante hasta la luz.

NOTA: el feedback con el consultante en cada parte de la visita es fundamental.